En la novela de Amoraga, la pérdida, tras una larga enfermedad del marido, deja sola a una mujer en la madurez de los cuarenta. Sola no. Con dos hijas pequeñas y con todas las personas con las que su esposo se relacionaba en las redes sociales a las que era aficionado.

Del rechazo inicial, la protagonista pasa a establecer relaciones con todos ellos, consiguiendo superar la terrible pérdida e incluso rehacer su vida. Se trata, a juicio del jurado, de un libro que ha conjugado “con oído finísimo el lenguaje de hoy”, que “aborda las nuevas formas de comunicarse y la relación con los demás a través de las redes sociales” y que, además, es capaz de “tratar con humor un tema tan duro como es la pérdida de un ser querido”.

¿Qué pasa con las redes sociales cuando alguien muere y deja perfiles fantasma? Una respuesta, leída aquí

Advertisements